lunes, 5 de febrero de 2007

La ciudad de los canales y la hierba

Ea, aqui comienza mi autopsia en vida. En esta imagen podemos ver al humilde protagonista de esta aventura con Ale. Estabamos pasando un finde en Amsterdam para celebrar mi trigesimo natalicio con Cuchon, que es el autor de la foto. Realmente fué una experiencia estupenda, porque nunca había viajado de esa forma con dos amigos. Siempre hay novias, o los scouts o algo que impide hacer cosas asi. Con Ale y Juanma, mis mejores amigos, no había viajado a solas nunca y fue algo genial. Ademas, Amsterdam te da una sensación de libertad inigualable. Pese a ser la segunda vez que iba y lo mucho que me he movido, allí uno se sigue sintiendo un provinciano. Como se puede ver, llevo un paraguas de colores, llevaba mucho tiempo deseando uno asi, por lo que en cuanto lo ví, me lo compre. De hecho, lo adquirí con tanta precipitación, que no comprobe si funcionaba y, efectivamente, no lo hacía. Viajo de la tienda a la papelera en cuestión de una hora. Por lo demas, el efecto del famoso y nunca bien ponderado THC holandes es evidente en nuestras expresiones. No se si eso fue lo que empujo a Ale a intentar penetrar a la estatua por su oreja. En cualquier caso, no parecen descontentos ninguno de los dos, sobre todo Ale.

1 comentario:

Plástiko dijo...

Pues bienvenido al mundo virtual, k es donde estamos ambos metidos tol dia... K cosas.
A to esto ya m explicaras lo d pseudo artistas mamon...