jueves, 22 de febrero de 2007

Mi primer amigo

En este periplo por los últimos treinta años voy a permitirme esta vez un pequeño truco, porque si mi finalidad era narrar experiencias concretas de importancia en mi vida, dificilmente esta foto añeja puede entrar dentro de esa categoría. Sin embargo, la experiencia de tener un hermano, y sólo uno, ha sido uno de los influjos mas fuerte que he tenido. Aliado/competidor, molestia o bálsamo, compañero de aburrimiento y diversión, amigo-enemigo, carne de mi carne. El titulo de primer amigo es paradójico, puesto que nunca lo vi así, mi hermano y yo desarrollamos una amistad consciente tardíamente, una vez superado el obstáculo que supusieron nuestras respectivas adolescencias, cargadas de caraja y tontería. Pero mucho antes, cuando eramos tan pequeños que casi no lo recordamos, el y yo estábamos juntos día y noche. Esta foto es un poema de aquellos primeros años 80, ambos sentaditos en el escalón de Palace Manor. Muy juntitos y con la famosa inocencia infantil. Es veranito, la estación de la infancia por excelencia, y mas junto a la playa. Llevamos pantalones cortos y mi hermano hasta tirantes. Yo agarro una pala de playa, uno de esos objetos que plagan la memoria de los niños gaditanos, como aquellas alpargatas de plástico cerradas con hebillas metálicas siempre oxidadas y que eran imprescindibles para ir a las rocas. Esta foto tiene el valor de revivir aquellos veranos inacabables, con la única preocupación de jugar con la arena, ir a casa de los Galiana o tomar nuestro Nesquik fresquito. Tardes de ir a la piscina donde ahora está la policía local y ser un tritón o un delfín dependiendo de nuestra aptitud natatoria. Tardes de bocadillo de chorizo con margarina para que fueran menos secos. Todos tenemos tal cumulo de emociones y sensaciones asociados a la propia infancia que casi nos embriaga ponernos frente a una de las llaves de la memoria, como hago yo con esta tierna y melancólica (para mi) imagen. Como decía Proust, el tiempo es una mardalena, y si es de la Bella Easo, dura poco. Lo que fue realidad únicamente presente, rabioso presente, donde esperar 15 minutos era un suplicio, ahora queda sólo como sueño, como eco, como el parecido entre Pablo y yo con nuestras versiones de 2007.
Mi mente encadena recuerdos y situaciones vividas con mi hermano, desde nuestros partidos de futbol pasillo durante muchos años a juegos en la calle con otros niños, borracheras compartidas, peleas constantes, violentas o de verdad. Los dos tirandonos juntos en nuestro monopatín azul (bueno, si, era tuyo), regaló de la madre del Teti. Buscando litronas vacias para venderlas en la calle de atras al "cateto" por cinco duros, que solían acabar en chucherias (antes de que nacieran las barracas) o en los recreativos, donde dormían los sueños de los niños de entonces.
Lo dicho, es genial tener un hermano como Pablo, mi buen amigo el Pavo Buitre, cada día menos pavo. Te quiero hermanito!

5 comentarios:

Soulkeep dijo...

Muy nostálgico y positivo el texto...me ha gustado mucho hermano y me ha recordado fragmentos vividos en compañía de nuestra infancia. Aunque te jartaste de pegarme, cabrón...Un abrazo, espero que sigamos siendo tan hermanos y tan amigos.

Hastur dijo...

Si, eso espero yo también, que a pesar del tiempo y la distancia no olvidemos que lo que nos une será siempre más que lo que nos separa. Y si te pegué fue porque lo merecias, la mayoria de las veces ;)

Microcuchon dijo...

Totalmente de acuerdo. Cada vez que uno le pegaba al otro, los dos lo mreceiais.

Prisa dijo...

Pues si, seguro que los dos os merecíais las ostias que os dabais,jeje.
Bueno, aqui tengo que decir que a estos dos hermanos les tengo una envidia increible. No solo son grandes hermanos sino grandes amigos.Ramon, ademas de una pareja inigualable es mi mejor amigo (que mas puedo pedir?) y de mi queridito cuñao.....que más quisiera yo un hermano así!!!! Pavobuitre, cuñao, amigo y casi como un hermano. Toma ya! pa que luego ramon se queje de que no escribo en su blog ;-)

Hastur dijo...

Dios, Isa, me ha dejado flipado tu aportación al blog. Bueno, al menos tambien tienes que soportar al palace como una mas de la familia. Asi que somos pareja, amantes, amigos y ¿hermanos?. Demasiado para el body, no?