jueves, 12 de julio de 2007

El origen de la leyenda del indomable CerdoLeón

Hoy me voy a permitir no escribir nada, sólo presentaros esta maravillosa fabula escrita por un miembro de mi familia (otro mas) que domina el arte de la escritura y el descojone. Espero que os riáis tanto con ella como yo.


8 de Agosto de 2004

LA FÁBULA DE…

EL CERDOLEÓN Y EL PAVOBUITRE

El CerdoLeón es un animal verdaderamente insólito en el reino natural. Se trata de una caprichosa mezcla de la naturaleza que combina la fuerza y el coraje del león con la tozudez, ansiedad y poco sentido de la higiene del cerdo común. Además el CerdoLeón se la pela como un mandril senegalés, pero eso es algo que, invariablemente, hacen todos los animales, senegaleses o no. Sin embargo, a pesar de estas características primitivas, el CerdoLeón es un animal cultivado, doctor en Historia Animal por la Universidad de Zootropa y respetado por la fauna mundial. Sin género de dudas, se podría decir que el CerdoLeón dedica sus horas a las siguientes tres actividades: I) leer; sobre todo tremendos volúmenes como “Yo, ocelote”, “El último chimpancé” o “El código Darwin” y también las biografías de grandes animales como “Laika, un ladrido en el espacio” o “La verdadera historia de Babe, un cerdito en LA”, por la que sentía especial cariño al tratar sobre un medio pariente suyo. 2) Comer: el CerdoLeón tiene un apetito voraz insospechado, capaz de comerse dos magnums doble sabor ciervo de una sola tacada y después volver a su lectura como si nada. En algunas barracas de la selva se asustan al verle llegar y esconden sus provisiones de bayas cubiertas de chocolate, la mayor de las debilidades de nuestro amigo el CerdoLeón. Y 3) Fumar: por increíble que parezca, el CerdoLeón autóctono ha desarrollado una capacidad para fabricarse enormes porros de resina, que fuma a todas horas del día; en el páramo, en la rama de un árbol o en el lago donde se baña con los papagayos. De esta forma consigue aplacar un poco al león furioso y sacar su lado de cochino tranquilo, feliz y babeante. En el fondo, toda la comunidad selvática y su entorno más cercano le agradecen que tenga esta válvula de escape en forma de droga, pues sus ataques de ansiedad son temidos entre los pequeños animales. Se sabe cuando va a pasar porque tiene una patología gestual: primero se frota los ojos irracional y violentamente, después se suena y zarandea la nariz hasta que parece la polla de un topo y finalmente se recoloca sus atributos sexuales una y otra vez. Opcionalmente también se rasca la zona anal provocándose a su vez un bucle de escozor que le hace rascarse más.

Junto a estas características, que pudieran parecer deshonrosas, el CerdoLeón se muestra como un animal sociable y siempre está dispuesta para el hábil arte de la dialéctica y la retórica y suele reunirse con amigos como el Cuchon de La Línea, Fardo el Oso Pardo, Sergio el PolloElefante o su hermano el PavoBuitre del que luego hablaremos. A estas reuniones las llaman “goriladas”, aunque curiosamente los gorilas no aparecen y se dedican más bien a bailar y golpear sus pechos en la discoteca que el lince ha montado en colaboración con las luciérnagas.

Además el CerdoLeón vive enamorado desde hace algunos años de Isa, la GataLirón, con la que vive en el desierto de Córdoba, alejado de su tierra natal, la bahía de Cádiz. Al cerdoleón se le conocen otras aficiones como el rap francés de los sapos de la charca o la música celta de las Ovejas de Clannad, con la que curiosamente, ellas mismas se quedan dormidas. Como hemos adelantado antes, el CerdoLeón tiene un hermano menor, el PavoBuitre con el no comparte ningún animal en su nombre (no sabemos porque) pero si la afición por la resina en forma canutil. El PavoBuitre había emigrado a la Selva de Cemento de Madrid hacía tiempo, selva en la que le habían dicho que los buitres solían triunfar, pero ahora pasaba unos días de vacaciones en su nido familiar. El CerdoLeón y el PavoBuitre se llevaban razonablemente bien, pero nunca hay que olvidar la clásica rivalidad entre hermanos y el hecho de que en el fondo poseían dos caracteres diferentes. El PavoBuitre era más callado e introvertido, el CerdoLeón más racional y radical. Al PavoBuitre le ponía nervioso la ansiedad del CerdoLeón y a éste le exasperaba el pasotismo de su alado hermano. Esto provocaba enfrentamientos aunque siempre eran cariñosos y acababan con algunas ahogadillas y unos cuantos zarpazos.

Para el día del 28 cumpleaños del CerdoLeón, el PavoBuitre quería comprarle un buen regalo, en parte porque se lo merecía, en parte porque el CerdoLeón le había regalado en el suyo un reproductor DVD (DiscoVegetalDigital) que le había alegrado las noches insomnes del ave. Sin embargo, conforme se iba acercando la fecha, el PavoBuitre se dio cuenta de que no tenía dinero, pues no trabajaba y era un mindundi, y comenzó a preocuparse por el asunto. Barajó varias opciones pero como se dedicaba a aprender a escribir finalmente se decantó por dedicarle una fábula y un poema que aunque no es muy afortunado nos vemos en la obligación de transcribir en la siguiente página.

GRUÑIDO DE CERDO

Oink, oink, oink.

¡Cómo me acuerdo de tu gruñido por las noches!

Oink, oink, oink.

Si no nos vemos mañana, será hoy.

La empresa editorial (animalguara) quiere aclarar que no ha habido errores en la impresión y este poema ha sido publicado íntegramente. Parece ser que la capacidad poética del PavoBuitre era más bien la de un aguilucho parapléjico y borderline.

EPÍLOGO

El PavoBuitre se convirtió en el cineasta animal con más éxito desde King-Kong y se pasó su vida volando de un festival a otro y conociendo a pájaras de todas clases.

El CerdoLeón tuvo una carrera de éxito como arqueólogo, aunque tuvo que pasar por un centro de desintoxicación de resina para curar su adicción. Ahora ya no fuma porros, pero las barracas no dan abasto. El e Isa la GataLirón tuvieron descendencia en forma de siete cachorros con todas las posibles variantes. El CerdoLirón ha sido el que ha dado más problemas. Con tan sólo 12 años, ya ha empezado a fumar savia.

Ambos siguen siendo hermanos y residentes en el planeta tierra.

FIN

6 comentarios:

guillermix dijo...

Gran texto y regalo de cumpleaños que haces bien en mostrar orgulloso. Genial retrato de la fauna autóctona y sus costumbres, y es que los extraños hábitos del cerdoleón nunca han sido mejor retratados, gracias a la cercana mirada del pavobuitre.

Hastur dijo...

Y que lo digas, querido amigo, que lagrimones solté cuando lo lei. Aunque a la par me quemaba por dentro ver como mi hermano dominaba las palabras hasta crear conceptos y realidades para sus lectores.

Soulkeep dijo...

Gran relato...

prixa dijo...

jajaja....que pechá de reir nos pegamos en ese cumpleaños!!
solo puedo describir este relato con una palabra: BRUTAL!
PD: cuñao, que arte tienes pa no gastarte un duro en regalos!

Plástiko dijo...

Yo estube de oyente en la primera sesion de este genial relato. A ve si t aplicas pablo y escribes un poco mas.

Hastur dijo...

Bueno, ya que estamos, espero que este año me caiga, por lo menos, una novela corta ;)